En el territorio colombiano tuvimos un privilegio: tener una de las civilizaciones más importantes de América: la Chibcha.
Se distribuyó por diferentes sectores del país pero los más conocidos son los grupos que habitaron el altiplano cundiboyacense.
Una de las familias chibchas era la de los llamados Muiscas, que residieron el altiplano antes mencionado y cuya laboriosidad y estatura llevaron a que se les llamara así.
Destacaron en la orfebreria, la ceramica, la agricultura.Explotaban las minas de sal de Zipaquirá al igual que las de Nemocón.
En religión sus dioses principales eran la LUNA, llamada CHIA por ellos y cuyo templo de adoración quedaba en cercanías de la hoy Bogotá y el SOL, denominado XUE.
Se dice que descendian de una diosa. Una de las leyendas dice que el Dios Bochica ante la situación de encontrarse el territorio de la Sabana de Bogotá inundado como castigo a las faltas que habían cometido, se compadecio y con su vara rompio el terreno creando el famoso "Salto del Tequendama".
Hoy existen algunos grupos de descendientes de los chibchas en Bogotá y otras ciudades del país.